Puerta de Hierro 91 386 41 80

¡Síguenos!

Consejos para educar a un cachorro

Consejos para educar a un cachorro

Los consejos de hoy nos sirven para saber cómo educar un cachorro de perro o gato, pero también daremos algún consejo sobre cómo mejorar la relación entre las personas y otras especies (los llamados nuevos animales de compañía, antes conocidos como exóticos), como conejos, hámster, hurones, cobayas o loros.

Vamos a tratar de resolver las dudas más frecuentes de aquellos que tienen por primera vez una mascota en casa, aunque a veces los que ya han tenido alguna anteriormente tampoco les viene mal recordar alguno de estos consejos.

 

8 Consejos para educar a un cachorro :

  • El primero y fundamental: “No le dejes hacer aquello que no vas a querer que haga de mayor”. Es decir, si no quieres que te pida comida mientras tú estás comiendo, no le des nada de comer cuando sea cachorro; o si no quieres que se suba en la cama a dormir contigo, no lo subas cuando es pequeñito, porque luego pesara 30 Kg y se seguirá subiendo.

 

  • Edúcalo siempre en positivo, es decir, dándole premios cuando haga bien las cosas en lugar de pegarle cuando las hace mal. No debes pegar nunca al perro, aunque si regañarle para que entienda que cosas no debe hacer.

 

  • Establece la escala jerárquica desde el primer día, tu perro y tú seréis más felices. Hay ocasiones en que el perro se te puede enfrentar y enseñarte los dientes o intentar morderte, no le dejes pasar ni una. En este momento ellos están intentando encontrar su sitio dentro de la jerarquía de la manada, y como nos pasa a cualquiera, intentan ser los jefes. Pero jefe solo puede haber uno, y ese debes ser tú, porque si no, vas a terminar teniendo problemas de agresividad o dominancia hacia ti o cualquier otra persona u animal con los que se relacione en el futuro…y esto son problemas que pueden ser serios.

 

  • Los pises y las cacas: los cachorros no tienen capacidad de controlar sus esfínteres de manera completa hasta aproximadamente los 5 meses de edad, hay casos más precoces y otros más tardíos, pero en general hasta esta edad no puedes pretender que no se hagan pis por la casa. Por lo tanto, colócales, en una zona apartada de donde duermen y donde tienen la comida, unos papeles de periódico o empapadores para que poco a poco vayan acostumbrándose a hacer sus necesidades en ese sitio. Luego te tocará repetir el proceso para que se acostumbren a hacerlo en la calle y lo dejen de hacer en casa, paciencia y premios, pero hay algún truco que te puede ayudar; como bajarte las primeras veces que salga a la calle el empapador o los papeles que haya ensuciado en la casa.

 

  • Las comidas y el agua: la alimentación de buena calidad y adaptada a la etapa de vida es una de las cosas más importantes en el crecimiento y la buena salud de nuestros peludos. Tienes que darle una buena marca de alimentación, ajustar la cantidad de comida a su peso (por lo que cada 15 días debes volver a pesarlo para ajustar las cantidades) y darle la ración diaria repartida en varias comidas al día, entre 5 comidas al día al destete y 3 comidas diarias hasta los 8-10 meses según el tamaño de su raza. El agua siempre lo debe tener limpia y a su disposición, excepto si son muy “meones” de pequeños y les puedes restringir el agua algunas horas de la noche entre comidas. Si lo coges con menso de 45 días tendrás que usar biberón, papillas y hacer la transición al alimento solido

 

  • Salir a la calle, vacunas: nos encanta coger al perrito lo más pequeño posible, para mimarlo y tenerlo en brazos, pero sin embargo no lo podremos bajar a la calle porque no están vacunados. Las vacunas se empiezan a poner a los 45 días con el animal correctamente desparasitado previamente, y para hacerlo correctamente se deben poner al menos 3 dosis de vacuna separadas dos semanas entre una y otra. Esto significa en el mejor de los casos que hasta los 3 meses y medio no va a poder salir a la calle con normalidad.

 

  • Morder los muebles, ropa, zapatos ….: aquí hay una mala noticia, esto es inevitable…., los cachorros nacen sin dientes y le empiezan a salir los dientes de leche a los 30 días de vida aproximadamente, y luego los cambian por los dientes permanentes entre los 3 meses y medio y los ocho meses de edad. Por tanto, durante estos periodos ellos tienen molestias en sus encías y necesitan morder cosas para facilitar la salida y el cambio de dentición. El consejo aquí es, trata de que tenga siempre a su disposición algún tipo de juguete adecuado o mordedor para que sea esto lo que rompa y no tus muebles, zapatos o ropa. No te recomiendo dejarle una zapatilla que ya ha roto o alguna zapatilla o toalla vieja que no te importe que rompa, porque ellos no saben distinguir entre viejo o nuevo, ni entre aquellos que son baratos o caros.

 

  • La socialización: consiste en acostumbrar a nuestro cachorro a que se relacione adecuadamente con las personas, animales, objetos, mobiliario o vehículos de su entorno. Esta etapa llega hasta los 4 meses de edad, aunque después de esta edad también se siguen adaptando, pero con mayor dificultad. Aquí tenemos el hándicap de las fechas en las que se ponen las vacunas y las limitaciones de salir a la calle y juntarse con otros animales que implican el no estar correctamente vacunado. Los cachorros se tiene que acostumbrar a los ruidos tanto dentro como fuera de la casa, aspirador, timbre, autobuses/camiones, motos,….además de a las personas de fuera de casa (especial cuidado con la adaptación a la presencia de niños pequeños si no los hay en la casa).

 

 

Hay que recordar que, para los gatos es bastante fácil, y reduciremos los consejos para educar a los gatitos a 5, aunque pondremos los mismos que para los perros y os explicaré porque hay tres de ellos que no se aplican en gatos:

 

  • El primero y fundamental: “No le dejes hacer aquello que no vas a querer que haga de mayor”. Este es el que menos aplica a los gatos, tiene un carácter mucho más independiente y cabezotas, te recomiendo que vayas al punto 2 directamente

 

  • Edúcalo siempre en positivo, es decir, dándole premios cuando haga bien las cosas en lugar de pegarle cuando las hace mal. No debes pegar nunca al gato, aunque si regañarle para que entienda que cosas no debe hacer, pero siempre de manera muy suave y que no se sienta amenazado porque puedes provocar una reacción defensiva y que se vuelva arisco.

 

  • Establece la escala jerárquica desde el primer día, Tampoco aplica. El gato es un animal que no necesita vivir en manada, aunque lo puede hacer, ellos defienden su territorio y no les gusta la competencia por los recursos (comida, arenero, cama…).

 

  • Los pises y las cacas: los gatitos no tienen capacidad de controlar sus esfínteres de manera completa hasta aproximadamente los 5 meses de edad, igual que los perros, pero son infinitamente más limpios que esto y en el momento que les pongas una bandeja con arena irán allí desde el primer día. Eso sí, procura no ponerlo cerca de las zonas de comida o descanso, o no la usaran. Ten cuidado también si ya tienes más gatos, porque les tundras que poner bandejas separadas siempre, y en ocasiones se pueden hacer el pis o la caca fuera el gatito y el adulto si no extremas el cuidado de este tema.

 

  • Las comidas y el agua: la alimentación de buena calidad y adaptada a la etapa de vida es una de las cosas más importantes en el crecimiento y la buena salud de nuestros peludos. Tienes que darle una buena marca de alimentación, ajustar la cantidad de comida a su peso (por lo que cada 15 días debes volver a pesarlo para ajustar las cantidades) y darle la ración diaria repartida en varias comidas al día, combinándoles comida húmeda y seca desde el primer momento para que se adapten a cualquiera de ellas ya que es bueno que coman de ambos tipos durante toda su vida. Si lo coges con menos de 45 días tendrás que usar biberón, papillas y hacer la transición al alimento solido igual que en perros, pero la leche que sea específica para gatos, no vale la de perro. El agua en gatos debe estar siempre disponible y muy limpia, algunos solo la toman de una fuente o del grifo, si ves que no bebe de su bebedero prueba este otro sistema.

 

  • Salir a la calle, vacunas: nos encontramos muchas veces con gatitos abandonados en la calle muy pequeños y de origen desconocido, por lo que lo primero que tendremos que hacer es desparasitarlos interna y externamente más un análisis de sangre para testar de leucemia e inmunodeficiencia, para asegurarnos que no ha contraído ninguna de estas dos enfermedades antes de empezar con vacunas, y a partir de ahí y siempre que tengas más de dos meses de edad, empezamos con las vacunas. Para hacerlo correctamente se deben poner al menos 3 dosis de vacuna separadas dos semanas entre una y otra, igual que en los perros, y tampoco deberían salir a la calle hasta dos semanas después de la última dosis de vacuna, aunque la mayoría de los gatos no suelen salir de la casa casi nunca.

 

  • Morder los muebles, ropa, zapatos ….: aquí sigue siendo una mala noticia, igual que para los perros esto es inevitable…., los gatitos nacen sin dientes y le empiezan a salir los dientes de leche a los 30 días de vida aproximadamente, y luego los cambian por los dientes permanentes entre los 3 meses y medio y los ocho meses de edad. Por tanto, durante estos periodos ellos tienen molestias en sus encías y necesitan morder cosas para facilitar la salida y el cambio de dentición. El consejo aquí es, trata de que tenga siempre a su disposición algún tipo de juguete adecuado o mordedor para que sea esto lo que rompa y no tus muebles, zapatos o ropa. No te recomiendo dejarle una zapatilla que ya ha roto o alguna zapatilla o toalla vieja que no te importe que rompa, porque ellos no saben distinguir entre viejo o nuevo, ni entre aquellos que son baratos o caros.

 

  • La socialización: consiste en acostumbrar a nuestro gatito a que se relacione adecuadamente con las personas, animales, objetos, mobiliario o vehículos de su entorno. Esta etapa llega igual que en los perros hasta los 4 meses de edad, y también se siguen adaptando después de esta edad, pero con mayor dificultad. Aquí tenemos el hándicap de que no los sacamos a la calle, por lo que habrá que traer a casa a personas, niños,…no hace falta meter los autobuses/camiones , vale con abrir las ventanas y que se acostumbren al ruido al que se pueden ver expuesto en alguna ocasión. Y esto hay que hacerlo de manera repetida durante toda su vida, igual que acostumbrarlos al transportín y al coche para prevenir viajes al veterinario o a otra residencia sin stress.

  

 

Para otras especies la recomendación es básicamente la de adecuar el hábitat a sus necesidades concretas, muy diferentes a veces a las nuestras, y sobre todo habituarlos al manejo por parte de las personas desde muy pequeños para evitar arañazos o mordeduras. Usar alimentación especializada a la especie. Se los educa a base de repetición y premios, hay que dedicarles mucho tiempo para educarlos adecuadamente