Puerta de Hierro 91 386 41 80

¡Síguenos!

¿Como se comunican los gatos con nosotros?

ruidos de gatos

¿Como se comunican los gatos con nosotros?

Todos los gatos emiten sonidos, desde maullidos y ronroneos hasta gruñidos y silbidos, pero algunos felinos son más vocales que otros. Los gatitos suelen ser más comunicativos que los gatos viejos, y los felinos domésticos suelen ser más vocales que los salvajes. Incluso hay evidencias de que algunas razas son más propensas a “hablar” que otras.

 

Para que salgas de dudas y sepas cómo interpretar los sonidos de gatos te ofrecemos una pequeña guía con los ruidos de gatos más comunes:

 

Maullido:

El maullido de gato es el sonido más común de todos cuantos emiten los felinos. Puede durar desde una fracción de segundo hasta varios segundos y para hacerlo abren y cierran la boca repetidamente. Los gatitos maúllan a sus madres, pero a medida que crecen, por lo general, dejan de usar este sonido para comunicarse con otros gatos. Si oyes gatos maullando o gatos llorando es que seguramente tienen cerca un humano del que quieren obtener algo.

 

Si posees un gato, seguro que más de una vez te has dicho: “Mi gato maúlla mucho, ¿qué le debe pasar?” Pues debes saber que el maullido de gato no tiene un sentido único. Sirve más bien para llamar la atención del dueño sobre algún aspecto que intranquiliza al gato: si tu gato emite sonidos cerca de una puerta cerrada podría indicar que quiere salir de esa estancia y si los ruidos de gatos se producen cerca de su comedero vacío o del lugar donde guardas su comida pueden querer decir que tienen hambre. Si observas gatos llorando en medio de la calle puede significar que se han perdido y no encuentran el camino para regresar a su guarida.

 

Ronroneo:

Otro de los sonidos de gatos más populares es el ronroneo, que emiten sin abrir la boca. A menudo se supone que los gatos producen este sonido tranquilizador cuando están felices, pero ronronean por muchas otras razones.

 

Ronronear puede indicar que un gato se siente asustado o amenazado y ciertas investigaciones han demostrado que también es una forma de autocuración, una manera de aliviarse a sí mismos cuando están enfermos o heridos.

 

Trino o Gorjeo:

Este sonido de trino, de tono ascendente, es un cruce entre un maullido y un ronroneo y los felinos lo emiten sin abrir la boca. Muchos dueños de gatos dicen que sus mascotas lo usan como una forma de saludo.

 

Gruñido:

Estos sonidos de gatos son una advertencia. Pueden ser una respuesta a humanos, animales u otros gatos, y la mayoría de los felinos emiten este ruido a causa del miedo, la ira o la territorialidad.

 

Charla:

Este tartamudeo ha sido descrito como un cruce entre un maullido y un balido. Por lo general, se escucha cuando un felino ve algo, a menudo un pájaro o un insecto volador, que no puede alcanzar. Podría comunicar emoción o frustración.

 

Bufido:

Un bufido puede ser fuerte o suave dependiendo del gato y la situación. A menudo es la respuesta felina al miedo y puede dirigirse a los gatos u otros animales, así como a los humanos. Cuando un gato bufa, es mejor darle algo de espacio al animal.

 

 

Sonidos de gatos en celo:

Los gatos pueden considerarse los más fogosos de los animales, así que si están en celo tanto los machos como las hembras emitirán sonidos y ruidos para llamar la atención de sus posibles parejas. Si eres dueño de un gato te habrás enfrentado a estos momentos y lo mejor es tenerlos esterilizados o tomárselo con paciencia porque no duran mucho pero se repiten con mucha frecuencia en determinadas épocas del año (finales de verano y primavera).

 

Las llamadas de apareamiento (o los gritos de apareamiento) generalmente se definen como largas secuencias de trinos y maullidos utilizados por las gatas en celo cuando quieren atraer a un compañero masculino, y también emitidos por los gatos machos (incluso algunos machos castrados) que responden a las señales (vocales y/o olfativas) de una gata en celo.

 

Además de todos estos sonidos, las hembras en celo se frotan por todas partes, se revuelcan y se ponen rígidas en cuanto alguien las toca, adquiriendo una posición parecida a la de la cópula, y están especialmente mimosas, tratando de atraer nuestra atención de todas las formas posibles.

 

El macho, por su parte, marcará el territorio con pequeñas cantidades de orina cargada de feromonas para atraer sexualmente a la hembra. Marcará con su orina muebles, paredes y todo tipo de superficies, con lo que el olor puede llegar a ser desagradable y difícil de eliminar. Además, se muestran más agresivos, por lo que lo mejor es no acercarse mucho a ellos ni querer tranquilizarlos.

 

Como ya hemos dicho, hay que esterilizarlos o tener mucha paciencia y no dejar que los ruidos de gatos en celo y otras actitudes nos desesperen.